La diabetes gestacional se presenta durante el embarazo en mujeres que nunca han experimentado esta condición.

En algunas, puede reaparecer en embarazos posteriores.

Suele surgir hacia la mitad de la gestación, y los médicos suelen evaluarla entre las semanas 24 y 28.

A menudo, se puede manejar con una dieta equilibrada y ejercicio regular.

Sin embargo, en ocasiones, la madre puede requerir insulina para controlarla.

Problemas asociados a la diabetes gestacional durante el embarazo:

  1. Bebé de tamaño grande:
    Cuando la diabetes no se controla adecuadamente, aumenta el nivel de azúcar en la sangre del bebé, lo que puede llevar a un crecimiento excesivo. Esto no solo incomoda a la madre en las etapas finales del embarazo, sino que puede complicar el parto, requiriendo posiblemente una cesárea. El bebé podría sufrir daños en los nervios debido a la presión durante el parto.
  2. Cesárea:
    Un control deficiente de la diabetes aumenta las probabilidades de una cesárea. La recuperación postoperatoria suele ser más prolongada.
  3. Presión arterial alta (preeclampsia):
    Esta complicación grave puede afectar tanto a la madre como al bebé, causando un parto prematuro y riesgo de convulsiones o accidentes cerebrovasculares para la mujer durante el parto.
  4. Bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia):
    Aquellas que toman insulina u otros medicamentos pueden experimentar descensos peligrosos en sus niveles de azúcar. Esto debe ser abordado rápidamente para evitar complicaciones.

5 Consejos para mujeres con diabetes gestacional:

  1. Alimentación saludable:
    Sigue un plan de comidas saludables diseñado para personas con diabetes. Un nutricionista puede ayudarte a crear este plan y enseñar cómo controlar los niveles de azúcar durante el embarazo.
  2. Ejercicio regular:
    Consulta con tu médico y mantén una rutina de ejercicio de al menos 30 minutos de actividad moderada a intensa, al menos cinco días a la semana.
  3. Monitoreo regular de azúcar en sangre:
    Los niveles pueden cambiar rápidamente durante el embarazo. Revísalos con frecuencia según las indicaciones médicas.
  4. Uso de insulina, si es necesario:
    Si el médico la prescribe, úsala siguiendo las indicaciones para controlar los niveles de azúcar.
  5. Examen de diabetes postparto:
    Realiza un examen de diabetes entre las 6 y 12 semanas posteriores al parto, y luego cada 1 a 3 años.
La diabetes gestacional suele desaparecer después del parto, pero en algunos casos evoluciona a diabetes tipo 2.

Es importante continuar con hábitos saludables para prevenir o retrasar esta condición y someterse a chequeos regulares.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *