Según la Fundación para la Diabetes, actualmente, esta enfermedad afecta a 415 millones de personas en todo el mundo, y se prevé un aumento considerable en los próximos años debido a los malos hábitos de vida y al envejecimiento de la población.

La diabetes se relaciona con los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre, fundamental para la energía del cuerpo.

Sin embargo, cuando estos niveles se elevan, el páncreas, encargado de regularlos, puede producir insuficiente insulina, lo que impide que la glucosa de los alimentos se convierta en energía para las células.

Con el tiempo, este exceso de glucosa puede causar problemas de salud. Aunque no tiene cura, existen múltiples tratamientos para controlarla y permitir una vida normal.

En cuanto a las Flores de Bach, se han explorado como complemento de tratamientos tradicionales para pacientes con diabetes, y estudios recientes indican mejoras notables en el control de la enfermedad.

Algunas esencias utilizadas incluyen la Flor de Bach Cherry Plum para controlar miedos y impulsos destructivos, la Flor de Bach Crap Apple como limpiador interno para ayudar a eliminar el exceso de glucosa, y la Flor de Bach Holly para estados emocionales negativos relacionados con la diabetes.

Estas esencias se consideran útiles, pero siempre se recomienda un tratamiento individualizado basado en las particularidades de cada paciente.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *